top of page

¿Qué es la materialidad dentro de una estrategia de sostenibilidad?

Actualizado: 4 oct 2023

Para diseñar una estrategia de sostenibilidad es necesario realizar previamente un análisis de materialidad, que consiste en identificar y priorizar los temas que son más relevantes para la operación de una compañía y para los grupos de interés de ésta, tanto de carácter interno como externo.

En este documento, compartiremos qué es la materialidad en el contexto de la sostenibilidad empresarial, por qué es importante y cómo llevar a cabo un proceso efectivo de identificación y gestión de temas materiales.


¿Qué es la materialidad?

La materialidad se refiere a la identificación de temas ambientales, sociales y de gobernanza que son impacto sustancial, positivo o negativo, en la rentabilidad de la empresa y tienen una relevancia significativa en el desempeño operativo, comercial, financiero y en la reputación de una empresa.


Es importante mencionar que no todos los temas ESG (por sus siglas en inglés Ambiente, Social & Gobernanza) son igualmente importantes para una organización por lo que un estudio de materialidad busca identificar aquellos aspectos que son relevantes para la organización y sus partes interesadas, teniendo en consideración una visión de éxito a largo plazo de la empresa.

Hay algunos aspectos que están presentes en la mayoría de los sectores, como antisoborno, condiciones laborales, salud y seguridad de los trabajadores, emisiones de gases de efecto invernadero, gestión de agua, comunidades, gestión de residuos, cadenas de suministros, pero hay otros que son característicos de determinadas industrias.


Por ejemplo, en la minería un análisis de materialidad podría incluir, adicionalmente a lo antes indicado, temas de biodiversidad, calidad del aire, gestión del ruido, salud de los trabajadores, certeza sobre los métodos de extracción de los minerales, desarrollo comunitario, tratamiento de desechos, economía circular y cierre de mina, entre otros.


En la agroindustria, son relevantes el cuidado del medio ambiente, la veracidad de los tipos de cultivo y producto (orgánico, no modificado genéticamente, entre otros), el desperdicio de alimentos o el empaque, la transparencia en el etiquetado y el trabajo infantil.


En una empresa de ventas minorista se podrían considerar las características del producto y el proceso productivo, así como el etiquetado, comercio justo, la ciberseguridad, por mencionar algunos aspectos relevantes a la industria.


¿Por qué es importante la materialidad?

La materialidad ayuda a las empresas a enfocar sus esfuerzos en los temas que realmente importan. Al gestionar los aspectos de Sostenibilidad ESG que son relevantes para sus operaciones y partes interesadas, las empresas pueden:

  1. Mejorar la reputación: al abordar temas materiales la organización demuestra su compromiso con la sostenibilidad, lo que puede aumentar la confianza y lealtad de sus clientes, inversionistas, proveedores y empleados.

  2. Reducir riesgos y costos: al dar tratamiento a los problemas materiales de ESG se pueden prever y gestionar de una mejor forma las crisis y litigios costosos, así como mejorar la eficiencia operativa.

  3. Generar oportunidades: Identificar temas ESG relevantes puede conducir a la innovación y a la creación de nuevos productos o servicios que aborden las necesidades cambiantes del mercado.

¿Cómo identificar temas de materialidad?

El proceso de identificación de temas materiales implica la participación de toda la organización y sus grupos de trabajo, a fin de contar con una visión holística de los aspectos que pudieran ser relevantes para la empresa.

A continuación, compartimos un ejemplo de los pasos a seguir para llevar a cabo este proceso:


1. Identificación de las partes interesadas: Identifica a los grupos que están vinculados con la empresa; estos pueden ser clientes, empleados, inversionistas, comunidades, la autoridad, etc.


Para realizar un análisis de materialidad acertado es imprescindible, además de tomar en cuenta la regulación vigente, consultar con los diversos Grupos de Interés sobre sus necesidades y expectativas, así como sus opiniones sobre un determinado aspecto. Es fundamental que esta información se obtenga de la propia fuente. A partir de estas consultas, se puede elaborar un listado de temas, asegurándose de incluir los asuntos abordados, en especial los más sensibles y recurrentes.


2. Recopilación de datos ESG: Reúne datos relevantes sobre los impactos ESG en áreas como cambio climático, consumo de agua, energía, manejo de residuos, salud y seguridad en el trabajo, antisoborno, diversidad, ética empresarial, entre otros.


3. Evaluación del impacto e importancia: Evalúa tanto la magnitud del impacto de cada tema como su importancia para cada una de las Partes Interesadas y la congruencia con la estrategia empresarial, realizando una ponderación de los impactos y su probabilidad de ocurrencia.


Para evaluar el cumplimiento de los criterios ambientales ESG, se pueden considerar aquellas actividades empresariales que tienen un impacto positivo en el medio ambiente, como las actuaciones para reducir la contaminación y la generación de residuos o la emisión de gases de efecto invernadero.


En cuanto a los criterios sociales, se pueden evaluar aspectos como la igualdad de género, la diversidad e inclusión, la seguridad y salud laboral, la gestión de los derechos humanos y la relación con las comunidades locales.


Por último, para evaluar el cumplimiento de los criterios de buen gobierno, se pueden considerar aspectos como la transparencia en la toma de decisiones, la gestión de riesgos, la ética empresarial y la lucha contra la corrupción.


4. Priorización: Clasifica los temas según su relevancia financiera y su influencia en las partes interesadas.


La importancia del análisis de materialidad radica en establecer una priorización. Esta se realiza a través de una evaluación de influencia e impacto, una metodología que siguen, entre otras organizaciones, el Global Reporting Initiative (GRI), en la que se analiza cuánto influye la opinión o expectativa de las Partes Interesadas sobre un tema específico y cuál es el impacto que esto tiene en los resultados sociales, ambientales y de gobernanza de la compañía.


5. Validación externa: Comparte tus conclusiones con cada una de las partes interesadas para validar y corroborar los temas materiales identificados como de mayor relevancia.


Gestión de Temas Materiales: Una vez que se han identificado los temas materiales, es viable su gestión:


1. Establecimiento de objetivos: Define los objetivos para cada aspecto, alineado a la política y estrategia de la organización, así como metas específicas y medibles.


2. Integración en la estrategia: Incorpora los temas materiales en la estrategia empresarial para garantizar que estos se traduzcan en una constante en la toma de decisiones.


3. Medición y reporte: Implementa indicadores para medir el progreso en los temas materiales y comunica de manera transparente a las partes interesadas. Esto se puede efectuar a través de un reporte de sostenibilidad o bien empleando las normas GRI (Global Initiative Report).

Para medir el nivel de cumplimiento de cada una de las materias de ESG, se pueden emplear diferentes herramientas y guías que permiten evaluar el desempeño de las empresas en cada una de estas áreas.


4. Innovación continua: Mantente al tanto de los cambios de los temas materiales, de acuerdo con las exigencias de tu sector, ajustando las materias u objetivos según corresponda.


Todo esto se traduce en una matriz de Materialidad, componente esencial para impulsar la sostenibilidad empresarial y generar un impacto positivo en el mundo.

Al identificar y abordar los temas ESG que realmente importan, las empresas pueden prosperar en un entorno empresarial en constante evolución


Le invitamos a acercarse al experimentado equipo de BICERT

83 visualizaciones0 comentarios
bottom of page